jueves, 16 de enero de 2014

Mi primer cajita de madera

Oli recibió un mazo de cartas para navidad, así que le hice una cajita de madera para que las guarde, o para que guarde lo que quiera.


 Use los restos de una tabla de lenga de 1 pulgada, la corte a 1/2 pulgada de espesor con mi nueva sierra japonesa. Es un lujo usar una herramienta tan buena, y eso que es de las más baratas, no me imagino lo que son las caras.


Como Oli quería tanto un unicornio, encontré una forma muy simple de hacer el estampado: se imprime el dibujo en laser (con fotocopias no funcionó), se pone el papel en la superficie donde se quiere hacer el estampado con el dibujo para abajo, y se frota el papel con quita esmalte de uñas. Nos divertimos mucho haciendo esto y también funciona como tatuajes y en la ropa (incluso aguanta unos lavados).

Quería ponerle unos imanes para que la tapa quede cerrada, pero parece que se perdieron en el correo, tengo que ir a averiguar.

Publicar un comentario