lunes, 11 de agosto de 2014

Porta papel higiénico de lenga

Como no tenemos casi nada en la casa, estuve haciendo unas cuantas cosas funcionales como estantes, percheros, Vale hizo unos cuantos muebles con cajas de madera, etc.

Esta vez era el turno de hacer que el rollo de papel higiénico se quede quieto, y me dí el gusto de hacer algo un poco más complicado de lo que era necesario.

Tenía un par de tablas de lenga que me sobraron de la quesera, así que saqué las medidas de un rollo de 80m, y corte las tres piezas necesarias (el fondo y los dos laterales).

Para la unión me puse un poco pretencioso y decidí encastrarlas con una unión que se llama "cola de milano" (o cola de pato), que generalmente se usa en muebles finos, cajas, cajones, pero por acá también lo he visto en uniones de columnas y vigas.


Por ser la primera vez que lo hago, y usando herramientas manuales (sierra y formón), me salieron bastante bien.

Con la fresadora le hice unos zócalos para calzar el eje donde va el rollo, que no es más que un pedazo de leña que tenía en el fondo, listo para ser usado en el chulengo.


La caja la termine lijando hasta 220 y aplicando goma laca usando una técnica similar (pero más simple) a la que usan los lustradores de muebles finos e instrumentos musicales: el lustrado a muñeca. Ni por asomo llego al nivel de terminación de estos tipos, pero en poco tiempo se puede llegar a un resultado bastante agradable, especialmente en un proyecto de este tipo.


Publicar un comentario